Inicio Turismo ornitológico Rutas ornitológicas en Tierra de Campos

Menú principal

Agenda - Calendario

« < Abril 2014 > »
D L M X J V S
30 31 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 1 2 3
Rutas ornitológicas en Tierra de Campos PDF Imprimir E-mail
Tierra de Campos


 
Panorámica invernal de la laguna de La Nava
La Nava acoge una próspera

colonia de garza imperial




Recorrido:
Laguna de La Nava (Fuentes de Nava-laguna de La Nava).
Distancia: 3,9 kilómetros (ida y vuelta desde el centro de Fuentes de Nava hasta el aparcamiento principal).
Fechas recomendadas de visita: todo el año.
Descripción del recorrido: Este espacio natural cuenta en la actualidad con una gran oferta de infraestructuras de uso público, permitiendo varias opciones para disfrutar al máximo de la observación de las aves y del paisaje.
Para las personas que visiten el humedal por primera vez se recomienda antes de comenzar la visita acudir al Centro de Visitantes de la laguna de La Nava. Este Centro, gestionado por la Consejería de Medio Ambiente, se encuentra situado en una antigua casa señorial del siglo XVII, en el centro de Fuentes de Nava. Todos los visitantes que lo deseen pueden recibir una atención personalizada, con consejos prácticos sobre cómo realizar la visita, información sobre las especies de aves presentes en la laguna en el momento de la visita o la opción de recoger material informativo como folletos o mapas de la comarca.
El Centro cuenta además con varias salas con exposiciones y material interactivo que explican diversos aspectos relacionados con el humedal como su historia, el proyecto de recuperación o algunas de las especies de animales y plantas más representativas. Uno de los mayores atractivos lo constituye la cámara de vídeo situada en el centro de la laguna y conectada al centro, donde en varios monitores de televisión se pueden ver en tiempo real una parte del interior de la laguna y de sus aves.
El Centro ofrece también visitas guiadas para grupos, aunque este servicio debe ser concertado previamente.
Desde Fuentes de Nava se puede llegar hasta el humedal en vehículo y utilizar cualquiera de los tres aparcamientos que existen, aunque uno de ellos –el situado frente al observatorio de Corralillos– es de uso exclusivo para personas disminuidas físicas. Una vez en esos lugares, la única forma de visitar La Nava es a pie.
Una vez en el humedal se puede acceder a los siguientes puntos de observación:
1) Observatorio de Corralillos. Desde este punto se observa una gran parte de la laguna, como son las zonas de Corralillos y El Prado, normalmente las que presentan mayor cantidad de agua y por tanto una de las mejores para observar aves acuáticas. El observatorio está abierto todas las horas del día.
2) Observatorio de La Colada. Edificio de dos plantas desde el que se divisa la totalidad de la laguna. Permanece abierto todos los días del año con el siguiente horario: de 10:00 a 19:00 en verano (abril a octubre) y de 10:00 a 18:00 en invierno (noviembre a marzo).
3) Pasarela y observatorio de El Prado. Pasarela de madera que atraviesa una zona arbolada y otra con carrizal-aneal, terminando en un observatorio que se asoma a la zona de El Prado. Ideal para observar los distintos paseriformes existentes en la laguna, así como las aves acuáticas en invierno y las colonias de garzas durante el periodo reproductor. Este punto está abierto al público a todas las horas del día.
4) Punto de observación de Cantarranas. Pequeña plataforma próxima al aparcamiento de Cantarranas. Desde este punto se divisan los pastizales y zonas de aguas someras de Cantarranas. El mejor lugar de la laguna para la observación de aves de pastizales y junqueras. La plataforma está abierta todas las horas del día.
5) Punto de observación de La Cogolla. Situado al final de la ruta El Prado-La Cogolla. Desde este punto se observa una zona con escasa inundación en invierno. Buen lugar para ver gansos, limícolas y aves de pastizales y junqueras. La plataforma está abierta todas las horas del día.
El humedal de La Güera en Mazariegos, además de estar conectado por la ruta larga, dispone también de un punto de observación:
6) Observatorio de La Güera. Observatorio situado en la margen izquierda del Valdejinate. Buen sitio para contemplar los gansos en invierno y las aves limícolas durante los pasos migratorios. El observatorio está abierto todas las horas del día.
Las rutas recomendadas, todas ellas a pie, combinan varios de estos puntos de observación o humedales como La Nava y La Güera:
7) Ruta El Prado-La Cogolla. Parte desde la carretera junto al aparcamiento de Cantarranas y pasa por la pasarela de El Prado, el observatorio de La Colada y el punto de observación de La Cogolla. Longitud total ida y vuelta 2.400 metros.
8) Ruta de Cantarranas. Desde el aparcamiento de Cantarranas hasta el observatorio de Corralillos discurre de forma paralela a la carretera, por lo que hay que extremar las precauciones con los vehículos que transitan por la vía. La mejor opción para ver Cantarranas. Longitud total ida y vuelta 4.800 metros.
9) Ruta La Nava-La Güera. Se inicia en el aparcamiento de Cantarranas. Se recorren 300 metros con dirección al observatorio de Corralillos, donde a mano derecha se encuentra el inicio de la ruta. El recorrido discurre en su primer tramo por un paisaje estepario, una buena opción para observar las aves de este medio. Después de caminar 1.000 metros el camino llega al arroyo Canalizo, el cual atraviesa, para continuar por su margen derecha hasta el río Valdejinate. Este tramo está especialmente recomendado para la observación de paseriformes palustres. Desde el Valdejinate se está ya a escasos metros del observatorio de La Güera. El recorrido tiene una longitud de ida y vuelta de 4.000 metros.


 


aerea gansos
Imagen aérea de la laguna de Boada

Más de 20.000 ánsares comunes
invernan todos los años en la laguna de Boada

 
Recorrido: Laguna de Boada (Boada de Campos-laguna de Boada).
Distancia: 2,5 kilómetros (ida y vuelta, todo el recorrido a pie).
Fechas recomendadas de visita: desde noviembre hasta julio.
Descripción del recorrido: Se recomienda iniciar la visita en la Casa Museo de la laguna de Boada, un centro ubicado en una antigua panera del siglo XVIII y que ha sido recientemente rehabilitada por la Fundación Global Nature.
Este centro acoge diariamente varias exposiciones interpretativas sobre el humedal de Boada y algunas de las especies más representativas del mismo. Dispone de una pequeña cafetería y dos monitores conectados en tiempo real con una cámara de vídeo ubicada en la laguna, desde donde se pueden realizar observaciones privilegiadas de las diferentes especies presentes en cada momento del año.
El pequeño tamaño de este humedal no ofrece muchas dificultades para su visita. El tránsito de vehículos hasta la laguna está prohibido, por lo que los automóviles deberán dejarse en el mismo pueblo de Boada de Campos o en un pequeño aparcamiento, habilitado para este uso, nada más cruzar el arroyo Lobera.
El acceso a la laguna se puede realizar por un solo camino, el que parte a la derecha después de cruzar el arroyo Lobera. La distancia desde el pueblo hasta llegar al observatorio de Los Ánsares es de 1.200 metros y en este trayecto se encuentran cuatro paneles interpretativos. El observatorio está abierto de forma permanente, salvo los días de verano en los que la laguna permanece totalmente seca. Desde el punto elevado que supone el observatorio se tiene una visión de toda la laguna, donde, con la ayuda de prismáticos o telescopio, se puede disfrutar de la observación de las aves acuáticas que se encuentren en el humedal, fochas, cigüeñuelas o avefrías en primavera o cientos de patos y ánsares en invierno
Este observatorio se encuentra en una de las mejores zonas esteparias, donde será fácil la observación en primavera de aves propias de este hábitat como la calandria, cogujada común, alondra común, terrera común, collalba gris, pardillo común, aguilucho cenizo, perdiz roja, codorniz o avutarda.
El pequeño tamaño de la laguna de Boada exige por parte de los visitantes un cumplimiento estricto de las limitaciones de acceso que se encuentran perfectamente señaladas mediante carteles. No respetar estas normas y acercarse en exceso al humedal provocará a buen seguro que las aves abandonen la laguna.
El retorno al aparcamiento se tiene que realizar por el mismo recorrido que el de la ida, aunque al final del mismo se ofrece una alternativa muy sugerente como es un paseo por las calles del pueblo de Boada de Campos, donde entre las viejas casas de adobe, madera y teja se puede disfrutar de la observación de especie urbanas como cernícalo común, golondrina común, vencejo común, colirrojo tizón, lavandera blanca, estornino negro, gorrión doméstico y, si se espera al atardecer o anochecer, puede ampliarse con aves nocturnas como el mochuelo o la lechuza común.


lagunadepedraza agujacolipinta
Aspecto invernal de la laguna de Pedraza

La laguna de Pedraza es un buen lugar para
la observación de limícolas durante el paso prenupcial


 
Recorrido: Laguna de Pedraza (Pedraza de Campos-laguna de Pedraza).
Distancia: 4 kilómetros (ida y vuelta, todo el recorrido a pie).
Fechas recomendadas de visita: desde noviembre hasta julio.
Descripción del recorrido: La visita a este humedal comienza en la localidad de Pedraza de Campos. El camino que lleva hasta la laguna se encuentra al final del pueblo a mano derecha, según se circula en dirección a Medina de Rioseco. En ese punto se encuentra un bonito conjunto de palomares, una parte de los cuales han sido restaurados por la Fundación Global Nature y donde se encuentran dos paneles interpretativos sobre estas típicas construcciones de adobe de la comarca de Tierra de Campos. Desde aquí un camino debidamente balizado nos lleva en un agradable paseo de 1.900 metros hasta el observatorio de la laguna, itinerario que cuenta con cuatro paneles interpretativos sobre la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) donde se encuentra la laguna, información sobre el propio humedal y sobre algunas de las especies de aves más características de los medios abiertos. Este recorrido permitirá la observación de un nutrido grupo de aves esteparias como la cogujada común, alondra, calandria, terrera común o aguiluchos. El entorno periurbano es también interesante para la observación de especies típicas de ambientes urbanos como el gorrión chillón, colirrojo tizón, mochuelo, abubilla, vencejo común, golondrina común o avión común.
Antes de llegar a la laguna de Pedraza se deja a mano derecha la zona húmeda de “Las Nevillas”, actualmente en proceso de recuperación.
El observatorio de la laguna de Pedraza está abierto durante todo el año, excepto el periodo de estiaje, normalmente los meses de agosto y septiembre. Desde este punto se tiene una visión de toda la laguna, aunque como es lógico algunas zonas quedarán bastante distantes, por lo que resulta casi imprescindible el empleo de telescopio o al menos de prismáticos.
Desde este punto, y en función de la época del año, se puede observar un nutrido grupo de aves acuáticas, destacando las cigüeñuelas, avefrías, fochas y ánades reales durante el periodo reproductor. En los meses de invernada se podrá disfrutar de las idas y venidas de los nutridos grupos de ánsares, mientras que las someras aguas son el lugar de descanso para buena parte de los ánades de superficie. Los meses de primavera harán las delicias de los ornitólogos más avezados, que podrán poner a prueba sus habilidades en el reconocimiento de un buen número de especies de limícolas y otras aves migratorias. El retorno a Pedraza de Campos deberá realizarse por el mismo camino de la ida.
Es muy importante señalar que se deben respetar todas las limitaciones de acceso que se encuentren. Incumplir estas normas supondrá molestar a las aves durante el periodo de reproducción o provocar el abandono de las aves invernantes.


castromocho ciguena

Iglesia de San Esteban en Castromocho, donde nidifican
varias decenas de parejas de cigüeña blanca

Cigüeña blanca alimentándose en un humedal 


 
Recorrido: Ruta de las cigüeñas (Becerril de Campos-Mazariegos-Villaumbrales-Cascón de la Nava-Villamartín de Campos-Mazariegos-Castromocho y Fuentes de Nava).
Distancia: 22 kilómetros (de Becerril de Campos a Castromocho, todo el recorrido en automóvil).
Fechas recomendadas de visita: desde enero hasta julio.
Descripción del recorrido: Este recorrido comienza en el pueblo de Becerril de Campos. Sus cuatro iglesias todavía en pie, aunque algunas en estado ruinoso, y otras estructuras como el silo de agua o algún edificio aislado, albergaban un total de 76 nidos de cigüeña blanca en el año 2008.
Desde Becerril de Campos se debe coger la carretera dirección Fuentes de Nava, atravesando primeramente el Canal de Castilla y posteriormente un pequeño túnel bajo las vías del tren, donde unos metros más adelante sale a mano izquierda la carretera hacia Mazariegos. Este recorrido atraviesa la antigua laguna de La Nava, actualmente convertida en cultivos de regadío como alfalfa, girasol, cereales, remolacha y maíz. En el norte de la antigua laguna se encuentra el pueblo de Cascón de la Nava, donde actualmente residen los colonos que cultivan las tierras del antiguo humedal. Al llegar a Mazariegos hay que salir hasta la carretera N-610, girando hacia la derecha en dirección León hasta llegar a Castromocho. La primera de estas localidades acogía un total de 7 parejas de cigüeña blanca en 2008, mientras que en Castromocho el censo se elevó hasta las 47 parejas, encontrándose casi todos los nidos en la iglesia de San Esteban.
Durante esta visita se garantiza la observación de un buen número de aves urbanas: gorrión doméstico, gorrión molinero, gorrión chillón, estornino negro, colirrojo tizón, mochuelo común, paloma bravía o lavandera blanca. Durante los meses estivales nidifican en los cascos urbanos buenas poblaciones de golondrina común, avión común y vencejo común, destacando la presencia de algunas parejas de cernícalo primilla en localidades como Mazariegos.
Desde Castromocho se tiene una comunicación directa con Fuentes de Nava si se quiere visitar La Nava o con Boada de Campos, pasando primero por Capillas, si se quiere visitar esta última laguna.
 

 
palomaresgaza avutarda

Conjunto de palomares en Guaza de Campos

Macho de avutarda haciendo la "rueda" 


Recorrido:
Ruta de las avutardas (Fuentes de Nava-Frechilla-Guaza de Campos-Villarramiel-Autillo de Campos-Fuentes de Nava).
Distancia: 34 kilómetros (todo el recorrido en automóvil)
Fechas recomendadas de visita: desde octubre hasta junio.
Descripción del recorrido: Este recorrido se debe realizar en automóvil ya que discurre en su totalidad por carretera. Se recomienda especialmente entre los meses de abril a junio, cuando las aves esteparias se encuentran en celo y su detección o avistamiento resulta mucho más fácil.
El itinerario comienza en la localidad de Fuentes de Nava, desde donde se toma la carretera con dirección Frechilla, para lo cual es necesario cruzar un estrecho puente sobre el Canal de Castilla. A partir de ese punto se puede comenzar a escrutar el horizonte en búsqueda de las siluetas de las avutardas.
Al llegar a Frechilla se gira a la izquierda, atravesando todo el casco urbano de esta localidad. Aquí se recomienda una parada en la imponente iglesia de Santa María, impresionante edificio que eleva los 50 metros de sus torres sobre la estepa cerealista, y es además lugar de reproducción para una pequeña colonia de cernícalos primillas.
El trayecto que conecta esta última localidad con Guaza de Campos es el más interesante para facilitar la observación de avutardas. En condiciones normales no resultará difícil el avistamiento de varios grupos que en su conjunto superen el medio centenar de ejemplares. Estas vastas planicies son también hábitat de reproducción para otras especies de la estepa cerealista como el aguilucho cenizo, calandria, terrera común o bisbita campestre.
En Guaza de Campos, al girar a la izquierda para coger la carretera hacia Villarramiel, dejaremos a la derecha uno de los conjuntos de palomares más bonitos de la comarca, refugio de varias parejas de cernícalos primillas, mochuelo, colirrojo tizón, gorrión chillón, estornino negro, además de varios centenares de palomas bravías.
Los cernícalos primillas, omnipresentes durante todo el recorrido en la época estival, se volverán a presentar al llegar a la ermita del Santo Cristo de Acebes, donde varias parejas nidifican en los mechinales y bajo las tejas árabes de la cubierta.
Al llegar a Villarramiel se presenta la opción de conectar con el humedal de Boada, distante a tan solo siete kilómetros de esta localidad, aunque el recorrido propuesto gira en dirección Autillo de Campos, donde a la entrada de la localidad se cruza el río Valdejinate, principal avenamiento de la antigua laguna de La Nava, y donde se recomienda una breve parada, para observar paseriformes palustres y de pastizales.
El recorrido finaliza nuevamente en Fuentes de Nava, atravesando cultivos de regadío entre las dos últimas localidades, menos recomendados para la observación de aves esteparias pero, por su proximidad al Canal de Castilla, área de campeo de algunas especies de rapaces como el milano negro o el ratonero común.
Es importante recordar que las aves esteparias son especialmente sensibles a las molestias causadas por el hombre, especialmente durante el periodo reproductor, por lo que se deberá evitar acercarse o levantar a especies como la avutarda cuando sean avistadas.

 
canalcastilla pajaromoscon

El Canal de Castilla es un curso fluvial de
gran importancia en la comarca de Tierra de Campos

Pájaro moscón, especie reproductoraen
los sotos del Canal de Castilla

Recorrido: El Canal de Castilla (Abarca-Capillas).
Distancia: 10,8 kilómetros (solamente ida, todo el recorrido a pie).
Fechas recomendadas de visita: todo el año.
Descripción del recorrido: Este recorrido pretende ser una introducción al ecosistema que constituye el Canal de Castilla, prácticamente la única zona forestal de cierta importancia de toda la comarca.
El itinerario se inicia en la localidad de Abarca, desde donde a pie se toma la margen derecha en el sentido natural de las aguas. Justo a la espalda del inicio del recorrido se deja una de las 49 esclusas de las que dispone esta obra hidráulica. Todo el recorrido discurre de forma paralela al cauce, transitando por los caminos de sirga que antaño utilizaban mulas y hombres para arrastrar las barcazas camino de los puertos del cantábrico.
Las especies que se pueden observar varían en función de la época del año en que se realice la visita. Las fechas más recomendables son de abril a junio, durante del periodo reproductor, donde las formaciones riparias acogen varias decenas de especies de aves insectívoras que utilizan el refugio y alimentación que proporcionan estos bosques lineales. Especies como el mosquitero papialbo, mosquitero ibérico, ruiseñor común, ruiseñor bastardo, curruca mosquitera, zarcero común, mirlo común o pájaro moscón no resultarán raras de observar. Las aves granívoras también están representadas por especies como el jilguero, pinzón común, escribano soteño o triguero.
Antes de llegar al cruce con la carretera N-610, se encuentra la charca del Cruce, un humedal de más de cinco hectáreas de superficie, cubierto en su mayor parte por vegetación palustre como carrizo, aneas y junco de laguna, y donde se podrán observar especies como el aguilucho lagunero, bigotudo, carricero común o carricero tordal.
En este punto, y si la ruta se considera demasiado larga, se puede regresar al punto de origen, recomendando hacerlo por la margen izquierda del Canal de Castilla. Si se decide seguir hay que extremar las precauciones al cruzar la carretera N-610, tras lo cual el itinerario continua otros tres kilómetros hasta la pequeña localidad de Capillas.
Durante los meses invernales el Canal de Castilla es un buen lugar para observar rapaces invernantes como el milano real, azor o gavilán. Otras especies como el petirrojo, mosquitero común o zorzal común, serán también avistamientos habituales.
Un momento también recomendable son los meses de agosto y septiembre, coincidentes con el paso postnupcial de miles de ejemplares de muchas especies reproductoras en el Centro y Norte de Europa. Estos sotos acogen en días de máxima intensidad migratoria cientos de individuos de especies como el mosquitero musical, papamoscas cerrojillo, tarabilla norteña, curruca mosquitera, curruca capirotada o alcaudones comunes.